Descubre tu sexualidad en aislamiento

Este es el momento perfecto, tal vez hace mucho tiempo que no hay uno mejor que este. Es la ocasión para poder estar contigo mismo y descubrir dónde están tus límites, poder descubrir tu sexualidad en aislamiento es una de las ventajas que tiene la cuarentena a la que se ven sometidas miles y miles de millones de personas alrededor del mundo. Solo hay que sacarle la parte positiva.

Mucho se ha hablado ya de cómo la nueva situación de pandemia ha afectado a la realidad y rutina de cada uno. Es cierto que en cada país ha afectado de manera diferente y las medidas no son exactamente las mismas. Pero una cosa que sí que es cierta y común a todos y es la recomendación del distanciamiento social y el impedimento del contacto físico. Pero ello no tiene por qué suponer un problema en sí mismo y mucho menos en lo que afecta a la sexualidad. Este es el momento perfecto para descubrir dónde están los límites de tu sexualidad en aislamiento.

Dicen que nada vale la pena si uno no se esfuerza mínimamente por ello. Por lo que hay que ver el lado positivo. Como por ejemplo, como una oportunidad para descubrir la propia sexualidad, encontrar el placer de descubrirse a uno mismo.

El autoconocimiento es muy importante. Porque si se sabe exactamente todo lo que gusta y excita, se puede hacer más. Además experimentar y la práctica para alcanzarlo puede ser muy divertida. Por ello a continuación queremos hacer una serie de propuestas según la situación en la que se encuentre cada uno.

sexualidad en aislamiento solo

¿En casa solo, con compañeros o con familiares?

En estas situaciones es importante mantener cierta rutina, interactuar con más personas pero sin dejar de tener un espacio íntimo y propio. Ideal convivir con uno mismo para tener un encuentro personal donde sentirse libre de hacer lo que se desee.

Algunas de las cosas que se pueden hacer son, según el nivel de atrevimiento y deseo: 

  • Probar a masturbarse en diferentes habitaciones y sitios. Hay mil formas de autoregalarse un orgasmo. Diferentes posiciones, con dedos, tan solo con el clítoris… Y ¿enfrente del espejo? ¿o con el chorro de agua de la ducha?
  • Juguetes eróticos caseros. Con imaginación muchos de los objetos que utilizamos cada día podrían dar placer sexual. Además de los típicos con formas fálicas como puede ser el pepino o el calabacín. Algunos ejemplos son el cepillo de dientes, el cinturón, una corbata, un collar de perlas, unos clips o pinzas de tender (para los pezones de los amantes del BDSM), velas, el plumero o incluso una almohada. Siempre cosas que no se puedan romper y resulten peligrosas. El objetivo es el orgasmo, no acabar en el hospital.
  • Cuidarse y mimarse. ¿Cómo? Fácil disfruta de duchas largas, hidratarse la piel, hacer deporte… La cuestión es verse y sentirse guapo o guapa y sexy.
  • Grabarse o hacerse fotos eróticas y calientes. Pueden ser desnudos o menos explícitas pero igual de excitantes. La cuestión es probar y ver los resultados hasta encontrar el lado más sexy de cada uno.
  • Probar alimentos afrodisíacos y contrastes de frío y calor. Quizás con un cubito de hielo, fresas, chocolate líquido, plátanos, miel, algo de vino, los higos, trufas o la sandía entre otros. La cuestión es comerlos lentamente, lamerlos o incluso recorrer con ellos el propio cuerpo desnudo o con ropa.
  • Dormir desnudos y sentir el roce de las sábanas y la propia piel de otras partes del cuerpo. Sexualidad en aislamiento… ¡o acompañado!
sexualidad en aislamiento en pareja
  • Cambiarse con la ventana abierta, por si algún vecino quiere mirar. Esto es algo más atrevido pero aumenta la autoestima sentirse deseada o deseado. Además, quién sabe, quizás aparezca algún posible amigo con derechos guapísimo entre los vecinos. También se aprende mucho observando desde una ventana, siempre puede haber alguno que esté haciendo ejercicios excitantes…
  • Ver porno. Aunque esta es la opción fácil y más cercana para todo el mundo, ha resultado siempre ser bastante útil si lo que se desea es un orgasmo, la verdad. 
  • Probar a escribir un relato erótico o leer alguno que haya por internet. Esto ayudará a descubrir qué fantasías y fetiches tiene cada uno. Además de enriquecer la imaginación para futuros encuentros sexuales solo o en compañía. Porque como dijo Octavio Paz: “En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación.”
  • Hacer un audio erótico para enviar a otra persona, quedárselo uno mismo o publicarlo en internet. Sea como sea se pueden probar tonos, intensidad y qué decir.
  • Probar alguna webcam de una escort o alguna videollamada caliente con la pareja o ese amigo especial.
  • Ir desnudo por casa. Fuera el pijama y el chándal, es recomendable ponerse guapo para uno mismo y si es posible, darse un homenaje e ir desnudo en casa.

¿Sexualidad en aislamiento o con la pareja?

Además de las ya citadas, hay otras muchas posibilidades en el caso de tener a la pareja en la misma casa. Es obvio que no se trata de estar 24 horas juntos porque al final la convivencia satura y el objetivo es disfrutar y dejarse llevar. Por lo que se puede combinar algo de intimidad y placer en soledad para después compartirlo.

  • Sorprender a la pareja en cualquier momento del día de manera sugerente. Algún roce intencionado, algún disfraz provocativo…. Imaginación al poder.
  • Detalles románticos, preparar alguna comida especial a la luz de las velas. Redecorar alguna habitación, algo de música suave y dejarse llevar.
  • Probar a hacerlo en diferentes posturas y sitios de la casa.
  • Intentar otras prácticas sexuales como el BDSM, atarse a la cama, el fetichismo de pies u otras.
  • Jugar a juegos eróticos. Preguntas sobre fantasías ocultas, dados que marcan qué hacer y donde, la ruleta sexual… Hay infinidad de opciones muy divertidas.

Estas son solo algunas de las ideas para realizar en cuarentena o sin ella para olvidarse del estrés, la ansiedad y la rutina y disfrutar de muy buenos momentos solos o en compañía. Porque cada uno vive de manera diferente la sexualidad y es importante conocerse bien para aumentar e intensificar el placer actual y futuro. Todo sin olvidarse de cuidarse ya sea del virus del COVID-19, de un embarazo no deseado o una enfermedad de transmisión sexual. Probar, experimentar y descubrir aquello que provoca los orgasmos para disfrutar sin preocupaciones y ser uno mismo dueño del propio placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *