Todos los secretos sobre el squirting

El placer femenino es un gran misterio incluso para la mayoría de mujeres. Con el pene, en cambio, es mucho más visible cuando está excitado y cuando tiene un orgasmo y alcanza el clímax, eyaculando semen. Pero en cambio en el caso de la anatomía femenina, a veces, es necesario una guía. ¿Cuál es la mejor manera de hacerlas disfrutar? ¿Cómo conseguir alcanzar la eyaculación femenina o el squirting? ¿Cómo distinguir si es fingido? Muchas son las preguntas y pocas las respuestas e información que se conocen.

¿Qué es el squirting?

Cuando la vulva comienza a excitarse se dice comúnmente que está húmeda. Y es que los genitales femeninos cuentan con una lubricación natural que ayuda a que la penetración sea más placentera y fluida. Pero una vez se llega al orgasmo, también se segregan ciertos líquidos. La mayoría de veces es prácticamente imperceptible pero, otras lo hacen “a chorros”. Éste último es lo que se conoce como squirt. Una sorpresa que acompaña el clímax salpicando paredes y mojando las sábanas en abundancia. Un líquido incoloro y la mayoría de veces sin olor, que sale a presión. Depende de cada persona puede ser más o menos e incluso llegar a diferente distancia.

squirting

Por eso se dice que las mujeres pueden correrse y hacer squirting.  Se produce por las glándulas Skene situadas cerca de la uretra y próximas a la vagina. Muestra de una gran y correcta estimulación sobre el punto G femenino. Este está situado en la pared vaginal interna y a la que se puede acceder para estimularlo con la penetración. Aunque no todas las mujeres son capaces de realizarlo, al menos conscientemente. Por ello, la primera vez que sucede en un encuentro íntimo suele causar sorpresa, excitación e incluso cierto asco. Es por ello que muchas mujeres, tienen algo de miedo a tenerlo por temor a la reacción de su pareja sexual.

¿Clímax o tabú?

La información que se conoce de este fenómeno del squirt es bastante escasa. Que si se trata de orina, que si lo consiguen todas las mujeres y si alguna no lo hace es rara, que si sale cuando se alcanza el clímax…

Muchos son los mitos que lo envuelven, pero la mayoría que lo experimenta, repite. Crea un ambiente de confianza, erotismo, pasión y placer difícil de conseguir de otra manera. Incluso en el sector adulto hay mucha demanda. Categorías muy populares en páginas porno, escorts que lo ofrecen como servicio en páginas como Skokka y clientes que lo buscan en exclusiva.

Lo curioso es que parece que son ellas las que más curiosidad muestran. Se trata de un placer diferente al habitual y conocido. Algo que se desea conseguir y experimentar. Pero ¿cómo conseguir el squirting y con quién?

Cuando es un tema tabú al menos en voz alta ya que se asocia como algo “sucio” e incluso “desagradable” socialmente. Además en algunos países se llegó a prohibir y vetar por esta razón.

squirting mujer

¿Cómo alcanzarlo?

La gran pregunta para muchos. Sobre todo por que según dicen, una vez lo has hecho una vez, es relativamente fácil “controlarlo” y poder realizarlo en las siguientes ocasiones. Los principales consejos para conseguirlos son varios:

  • Comodidad y relajación. Sin miedos, ni complejos, ni miedos. Tan solo hay que dejarse llevar y disfrutar.
  • Preparar el entorno. Evitar manchar aquello que no se desee, estar solos para poder limpiar o hacer todo el ruido que se desee sin miedos de ser oído. Por ello se suele utilizar toallas e incluso meterse directamente en la ducha o bañera para poder mojar todo sin problemas.
  • Estimulación correcta del punto G y el clítoris. Hay quién alcanza el squirting con el chorro de la ducha, ejerciendo la presión adecuada. Otros con ayuda de la penetración. Pero también puede surgir con el sexo oral y los dedos, o con ayuda de algún juguete sexual como el succionador de clítoris (Satisfyer) o diferentes vibradores. 
  • Autoconocimiento. Tocarse y masturbarse, descubrir nuevas zonas erógenas y las mejores maneras de estimular los genitales para provocarse un mayor placer. Responder a la pregunta de qué es lo que más hace disfrutar es la clave. Algún movimiento determinado, fuerza, intensidad… Clase práctica de anatomía.
  • Evitar preocupaciones. No hay que darle muchas vueltas, ni preocuparse si no sale. Hacerlo puede impedir que se alcance el squirt. Por lo que es importante continuar experimentando, probando, sintiendo y descubriendo nuevas formas de llegar al clímax y tener más orgasmos. 
  • Información es poder. Olvidarse de tabúes, hablar, preguntar y leer acerca del tema para alcanzar el squirting.
  • Cuestión de posturas. Hay ciertas posturas que facilitan la estimulación del clítoris y el punto G. Por ejemplo la vaquera, cuando ella se sienta encima y toma el control de los movimientos, intensidad y profundidad de la penetración mientras él disfruta de las vistas. Otro gran ejemplo sería la posición sexual favorita de muchos, a cuatro patas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *