Las principales causas de los problemas de erección

Siempre se ha dicho que los hombres necesitan más sexo que las mujeres. Que está en su genética, no lo pueden evitar y siempre tienen ganas. Es por ello que “no dar la talla”, no satisfacer a una amante e incluso que en el momento de la acción no se levante, puede convertirse en su peor pesadilla y en uno de sus principales problemas de erección.

Por eso, es necesario informarse y, sobre todo, no crear un drama del asunto. Las causas pueden ser muy diversas por lo que puede que no sea tan preocupante como parece. La mayoría de casos depende, en gran medida, de la presión que se causa el propio hombre sobre sí mismo para cumplir las expectativas, o de la reacción de la otra persona con la que se pretendía mantener relaciones sexuales.

Esto último es de gran importancia ya que depende que sea menos o más traumático. Por lo que ante estas situaciones, hay que saber reaccionar. Lo más recomendable es mantener la calma y no mostrar decepción. Destacar que no pasa nada, e intentar ayudar al hombre a relajarse y excitarle mediante métodos propios. Aunque algunos solo quieren estar solos y huir de la situación ya que les supone mucha vergüenza. Es algo que no controlan, y al igual que en muchas situaciones de lo más inesperadas, el pene se pone erecto, ya sea en público o recién despertados, en otras, sin embargo, no se levanta aunque quieran.

problemas de ereccion masculinos

Principales causas de los problemas de erección

Pero esto entonces, ¿por qué sucede? Si se conocen las causas, es más fácil que estas situaciones no se den y por lo tanto, se pueda disfrutar de una vida sexual más activa y plena.

Lo primero que se debe conocer es que la erección se produce por un conjunto entre el cerebro, los nervios, las hormonas y los conductos sanguíneos. Por lo que si alguno de estos componentes no está bien, el resultado no es el mismo.

En primer lugar, una de las posibles causas de los problemas de erección, como ya se ha mencionado, puede tratarse simplemente de motivos psicológicos. Algo tan simple como el estrés, ansiedad o rutina pueden afectar mucho a este tipo de situaciones. Por ello es importante relajarse, respirar y disfrutar del momento.

En segundo lugar, puede deberse a algunas enfermedades. Como pueden ser algunas del corazón, presión arterial, diabetes e incluso tiroides. Es por ello que acudir a profesionales médicos y vigilar regularmente la propia salud es muy importante. Al igual que cuidarse para evitar posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

problemas de ereccion por ETS

Otra posible causa de los problemas de erección, sin duda son los efectos secundarios de algunos medicamentos que tratan otras enfermedades o afecciones. En ocasiones, las mencionadas en el párrafo anterior.

Y no podíamos olvidar mencionar los malos hábitos y la toma de drogas. Entre ellas el abuso del alcohol o la cocaína. Una o dos copas puede resultar incluso beneficioso ya que desinhibe y hace perder algo la vergüenza. Pero cuando se suman y se pierde la noción del tiempo y el control sobre el propio cuerpo, resulta contraproducente. Ya que, ni se disfruta ni se recuerda realmente al día siguiente. Por ello muchos, aunque más muchas mujeres, despiertan tras noches de juerga con una compañía inesperada y de la que solo quieren deshacerse para no volverse a ver.

Por último, otro de los principales motivos es la disfunción eréctil. Pero esto suele darse en hombres de edad avanzada y se trata de casos que deben revisar verificar y tratar profesionales.

Posibles soluciones

Las formas de solucionar los motivos principales por los que se sufren de problemas de erección son muy diversas. Además de la ya mencionada de acudir a médicos y realizarse revisiones y chequeos periódicos.

Otras recomendaciones sin embargo, para evitar estas situaciones:

  • Realizar ejercicios con regularidad. Pero, ¿qué tipos? ¿Con salir a correr 2 kilómetros a la semana sirve? Se refiere más concretamente a ejercicios cardiovasculares y Kegel. Aquellos que ayudan a la mejora de la circulación sanguínea y activen el corazón. Además de ejercitar los músculos de la zona genital. Éstos se encargan de sujetar los órganos internos, ayudar a la erección e incluso prolongarla y controla la micción.
  • Buscar una paz y tranquilidad así como un equilibrio interno, una rutina lejos del estrés y ansiedad. Incluso si es necesario se puede acudir a especialistas como psicólogos que pueden ayudar a desbloquear y liberar toda la presión acumulada.

En cualquier caso no debe resultar una preocupación excesiva, ya que puede aparecer por diversos motivos, unos más graves que otros. Pero si se lleva una vida sana y se realizan unos pocos cuidados es muy probable que no aparezca el problema. Aún así y a pesar de todo, tampoco debe ser motivo de excesiva preocupación o malestar. Tan solo incentiva la creatividad y originalidad a la hora del placer sexual, tanto dar y recibir. Eso sí, sin olvidar continuar vigilando la salud propia y su cuidado con ayuda de profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *